miércoles, 3 de agosto de 2011

Todo está en los libros. Cuento sonoro

Os proponemos una divertida actividad.
Se trata de inventar pequeños cuentos en los que se puedan incluir sonidos que puedan hacer los niños de forma sencilla.
A continuación os damos un ejemplo:


Una tarde de otoño Millán, Sara y Mikel decidieron salir un rato a pasear por el bosque.
Estaban pasando el fin de semana en una casa rural en la Sierra de Cameros y se fueron a investigar por los alrededores...

Las hojas de los árboles cubrían la tierra y en el silencio de la tarde, escuchaban claramente el sonido de sus pisadas... ( con hojas de papel de periódico, las arrugamos y las aplastamos para conseguir el sonido de las hojas al ser pisadas...).

Y el canto de los pájaros entre los árboles.... ( se consigue un efecto bonito con los pájaros de cerámica que venden en las ferias de artesanía , los llenas de agua y soplas.... y si no, intentamos silbar y pasar nuestro dedo intermitentemente por los labios para conseguir el canto del pájaro...).

A lo lejos, escucharon el disparo de un cazador...( golpe de pandero) y sintieron pasar por encima de sus cabezas una bandada de palomas... ( Los niños con sus manos golpeando el pecho suavemente...).

Llegaron a un riachuelo...( movemos el agua con las manos en una jofaina...) y se pusieron a jugar lanzando piedras... ( Echamos piedritas al agua ).

Siguieron jugando, corriendo de un lado a otro y encontraron una fuente en la que pudieron beber, ¡menos mal! ¡estaban muertos de sed! ( en la misma jofaina, con una jarra, vamos dejando caer el agua poco a poco , veréis que suena como una fuente...)

De pronto el cielo empezó a oscurecer y se escucharon truenos... ( sacudimos una lámina grande de plástico y parece que truena...)

Pronto comenzó a llover... ( cada niño golpea con el dedo índice la palma de su mano ), cada vez más y más ( golpeando con mayor intensidad ) , el viento soplaba ( echando aire por la boca...) y decidieron volver corriendo a la casa          ( corremos sobre el mismo sitio)

¡Toc! ¡Toc ! ¡Toc ! ( golpeando una mesa con los nudillos ) ¡Abrid ! ¡que nos mojamos!

En cuanto les abrieron y vieron lo mojados que estaban los mandaron sentarse delante de la chimenea para entrar en calor y mientras merendaban, recordaban lo divertido que había sido su paseo, escuchando el crepitar del fuego...               ( estrujamos papel de celofán).


¡¡¡Ahora os toca inventar a vosotros una nueva historia...!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario